Past.

Publicado: 01/05/2014 en Pensamientos

Imagen

Seas quien seas, está ahí. Puede ser bueno, puede ser malo, alegre, triste, memorable, turbio. Por mucho que trates de esconderlo, o no, está ahí.

Segundo a segundo, así como un pincel que va dibujando una línea continua, se va construyendo lo que llamamos “pasado”. Siendo nuestro “futuro” esa línea imaginaria que aún no sabemos qué rumbo va a tomar, cuantas curvas tendrá en medio, o de que longitud será. Por último, nos queda el “presente”, que es ese efímero instante en el que el pincel está dejando la huella, ese segundo en que se congela el tiempo y la tinta aun esta debajo del pincel, ese segundo decisivo entre que el pasado sea lo que queremos, o no.

Todos hemos hecho algo en el pasado y a veces uno recuerda cosas y tiene sentimientos encontrados. Hice mi tarea y le pregunte a varias personas acerca de este tema y obtuve diversos puntos de vista.

Por un lado, puede que algo que hayamos hecho orgullosos años atrás, hoy nos avergüence. O incluso una decisión que tomamos, hoy en día nos parezca insignificante, y al pensarlo en la actualidad, lleguemos a la conclusión de que tomaríamos otra elección.

Algunas personas no han tenido el mejor pasado, pero han tomado las elecciones necesarias para cambiar su presente a su favor, lo cual mejoró su pasado. Inclusive otras, tampoco guardan el mejor pasado, y no han tomado las mejores elecciones, pero están orgullosos de eso, porque hicieron lo que pudieron y eso les sirve para comenzar a tomar las elecciones correctas a partir de ahora.

Inesperadamente el caso más común, es la gente que le tiene miedo a su pasado. Lo ven como un gran monstruo que los hirió demasiado, ya sea por cosas que les pasaron, o por malas elecciones que tomaron, pero en ambos casos este “miedo al pasado” les impide tomar buenas decisiones en el presente, por miedo a estancarse nuevamente en ese pasado que tanto los maltrato.

La verdad es que el “pasado” es lo que nosotros hicimos de nuestras vidas, nos guste o no. Por más que tratemos escaparle, o esconderlo, está ahí. Algunos llevan su pasado como una pesada mochila, otros lo cargan con orgullo, y otros simplemente lo dejan estar. El “pasado” está siempre detrás nuestro, pero no es un monstruo que nos está persiguiendo, a veces la clave es darse cuenta que somos nuestros propios enemigos, y nada bueno va a salir de una pelea así. La mejor solución que le encuentro, y que a mí mismo me ha servido, es agarrar cada buena decisión y agradecerme por eso, y con respecto a las malas decisiones, a los errores, sincerarme con migo mismo y perdonarme por ellas, admitir que no fue lo mejor, aceptar y sobretodo y más importante, aprender de ellas. El hecho de haber elegido mal en el amor, o en el trabajo, o en la salud, no quiere decir que me voy a privar de tomar alguna otra decisión en la vida, simplemente tenemos que perdonarnos y aprender.

Por último, ya concluyendo, lo que queda de todo esto es que podemos renegar de nuestro pasado, e imaginar mil cosas para nuestro futuro, pero si no nos concientizamos que el único momento para cambiar todo esto es ahora, en este mismo segundo, en este punto que separa el pasado del futuro, vamos a seguir estancados en el mismo lugar.

Eso es lo que quería escribir. Espero que lo hayan leído completo y que a alguien le haya servido, así como me sirvió a mí. Gracias por pasarse y que la vida les sonría :)

Saludoss !

Ultimas semanas del año, y no encuentro mucha inspiración para escribir. No porque me pase algo, solamente no tengo nada en mente. Se me ocurre mejor pasar a dejar un fragmento de un libro, que lo he compartido con varias personas, pero lo voy a dejar por acá para quien guste.

Esperaban para ser testigos de lo que allí ocurriría, mientras ella, con una sonrisa cándida, le hablaba.
-Tener una necesidad es útil. Nos pone en movimiento para satisfacerla.
-Correcto –concordó Tic Tac.
-Tener un deseo es más potente aún. Cuando deseamos algo con el alma, cada célula de nuestro cuerpo se esfuerza por lograrlo.
-Decímelo a mí –Dijo él.
-Tener un sueño –continuó ella- conlleva una fuerza casi sobrenatural. Nos esforzamos durante días, meses, años por alcanzar ese sueño.
-Miralos a ellos si no, con su sueño musical –aportó Tic Tac.
-Pero necesidades, deseos y sueños son pequeños al lado de la utopía –afirmó ella-. Tener una utopía es algo superior, vital.
-De eso podemos dar fe nosotros –dijo Tic Tac.
-Una necesidad, un deseo, un sueño, pueden cambiar nuestra vida –dijo ella-. Pero una utopía puede cambiar el mundo. Y para bien o para mal, ésa es la utopía de todos: Vivir en un mundo agradable.
 
[Fragmento del libro “El Hombre de las mil caras” de Leandro Calderone. (2011)]

Rain.

Publicado: 09/12/2013 en Pensamientos

La mayoría de la gente se pone odiosa cuando el clima esta lluvioso, aunque es entendible en algunos casos. Yo prefiero verle el lado bueno, agradecer el cambio de clima y, para variar, acordarme de vos.
Somos dos personas muy parecidas y muy diferentes a la vez. Como la tierra y el cielo (Elegí el que prefieras), dos cosas separadas por distancias enormes. Sin embargo, cambia el clima y cae la lluvia. Uno de los pocos conectores entre dos cosas tan abismales. Cae la lluvia y la unión es indiscutible, aunque sea por un rato.
Hace tiempo que comenzó un diluvio entre nosotros dos. Sé que lo sabes. Está en vos dejar de quejarte de la lluvia y aprovechar las oportunidades.-

[Escrito originalmente el 10 de Noviembre/2013]

Random.

Publicado: 08/10/2013 en Pensamientos

“¿Puede el corazón de una persona ser tan frio como su lado más cálido?”

40 - Random. A

“¿Quien sos?
¿Sos el que se acerca en mis sueños y me habla al oído? ¿O sos el que me evita cuando me ve por la calle?
¿Sos el que me ignora cuando estamos en una reunión? ¿O sos el que me llama y me cuenta sus problemas?
¿Sos vos? ¿O soy yo?
Demasiadas preguntas capaz. O demasiadas respuestas.
Sos quien sos, quien inventé, y también quien te dejo y hago ser. Sos una proyección de mi mismo cuando estoy con vos, y una versión alterada de vos mismo, o de quien mostrás ser, cuando estás solo.”

40 - Random. B

“Calor. Demasiado calor. El sol pega de lleno y no se avista ninguna nube a lo largo del cielo azul. El calor es intenso, pero me agrada. Siento como penetra cada rayo de sol en mi piel, sin contenerse, haciéndome sentir vivo.
Me alejo del sol, resguardándome detrás de una pared y el frio se apodera de mi cuerpo. Es increíble como un lugar puede ser tan fresco, cuando al otro lado de la pared el calor es abrasador. ¿Sera realmente tan fresco? ¿O solo es el contraste con el calor extremo?
¿Sera mi reacción tan cálida ante tu mirada, que ante el pequeño resguardo de ella me siento tan frio?”

40 - Random. C

“¿Sos vos todo el tiempo? Siempre te miro, vah, veo como sos. Te conozco hace… 6 años y hemos estado juntos en miles de situaciones. Se como reaccionas ante cada respuesta, se que tenés una memoria impecable, se lo que te gusta y a quien amas.
Ahora te veo mientras escribo esto y me encanta lo que veo. Sos vos haciendo lo que te gusta. Nunca te vi tan libre y tan natural.
Somos lo que somos cuando hacemos lo que nos gusta. De repente alguien dice “Mentira, yo soy igual todo el tiempo.”. Es verdad, no quiero decir que aparentemos ser algo, pero nuestra propia esencia y verdadera personalidad aflora cuando estamos haciendo algo que nos gusta.
¿Por qué?
Porque nos dejamos llevar, estamos actuando por y para nosotros mismos. No necesitamos mentirnos.”

40 - Random. D

Know.

Publicado: 03/10/2013 en Pensamientos
Dicen que para hablar de alguien, hay que empezar por uno mismo… Bueno, lo dice Shakira, pero es cierto, y más o menos lo mismo pasa cuando queres conocer a alguien. Se trata de conocer a la persona, y al mismo tiempo, dejar que la otra persona te conozca.
Conocer verdaderamente a alguien es un camino de dos vías, o más. Conocemos a alguien y dejamos que alguien nos conozca. Al mismo tiempo, al abrirnos a otra persona, diferente a las que ya conocemos, también nos estamos conociendo más a nosotros mismos, obtenemos una perspectiva diferente, y lo mismo le sucede a la otra persona. Cada persona es un mundo, y nos adentramos en eso.
Hoy en día, con el uso de las redes sociales, esta teoría de esta perdiendo. Es muy fácil averiguar cosas sobre una persona, saber que hace, que le gusta. El famoso Stalkeo. Podemos aprender muchas cosas, si, pero no sirve de nada si no interactuamos con la persona. Nos convertimos en un simple “Amigo de Facebook” o “Seguidor de Twitter”, un fantasma. En muchos casos también, el Stalkeo, es un arma de doble filo, porque nada nos da la certeza de que esa persona se esté mostrando tal cual es en realidad, lo que finalmente nos termina convirtiendo en un “amigo” o “seguidor” de alguien que no existe.
¡Ojo! No estoy diciendo que no deberíamos usar las redes sociales y esas cosas. Esto es solamente lo malo que le veo. Más allá de eso son muy útiles para mantener contacto con la gente que ya conocemos bien o personas que no frecuentamos de forma seguida, y cosas así.
De todas formas, no quería centrarme en el tema de las redes sociales, a lo que voy es que para conocer a alguien, tenemos que abrirnos y mostrarnos tal cual somos. Dar y recibir. Pero para eso, es más importante primero conocernos a nosotros mismos.
Personalmente, no vendo humo en las redes sociales por las que ando, obviamente si, algún que otro desliz por ahí, pero muestro lo que soy. Aun así, soy más fan de conocer a las personas en la vida real, cara a cara.
Un chat nunca va a poder transmitir una mirada, una sonrisa, una palabra dicha con ganas :) Y espero nunca lo hagan jaja estaríamos condenados a vivir frente a una computadora o un celular.
SMILE! :)
 
DSC_5335c
 

Umbrella.

Publicado: 15/09/2013 en Pensamientos

image

“Voy caminando. El camino no es confuso, solamente va derecho, claro y directo. Yo mismo cambio el rumbo cuando te veo a la izquierda de mi camino, justo al final de una calle.
Te miro y empieza a caer una leve lluvia, pero aun el sol sigue resplandeciendo. Camino hacia vos y veo que estas mojado, demasiado para el tiempo en que empezó a llover, como si quisieras hacerlo a propósito.
Sonreís y me señalas el arcoíris. Intento explicarte la razón por la cual se produce el fenómeno, pero me interrumpís explicándomelo, demostrándome que sabes de lo que hablas. Aun así seguís mojándote.
Veo que al costado del camino hay paraguas, 3 o 4, de diversos colores. Vos también los ves. Aun así seguís mojándote.
Agarro dos de estos paraguas y te ofrezco uno. Ambos los abrimos y quedamos a salvo de la lluvia. Los paraguas eran grandes, inmensos, tanto así que con abrir uno de los dos podría resguardarnos de la lluvia los dos y varias personas más, pero por nuestra naturaleza astral nos sentimos cómodos con nuestra propia seguridad.
Habiendo hecho esto, me dispongo a seguir mi camino, pero tengo el presentimiento de que seguís detrás mío.”
Es un sueño que tuve la otra noche. Es una gran metáfora de algo que estoy viviendo. Mucha gente tiene ese paraguas ahí, al lado del camino, mi intención no es otra que acercárselo, si él o ella quieren seguir a mi lado luego, será su elección, no mi intención. Y me encantaría volver a hacerlo :)

Lightning.

Publicado: 27/07/2013 en Pensamientos

image

La vida tiene días soleados, cálidos. También días fríos, insoportables. Llueve, sopla viento, hay sequia, y, muy de vez en cuando, caen rayos.
Cuando cae un rayo cerca tuyo, lo primero es un relampagazo de luz, lo cual provoca miedo, incertidumbre y nos deja un poco ciegos. Poco a poco esta luz se nos va yendo de la vista, y empezamos a ver el terreno. Hay dos opciones: encontrarlo tal cual estaba, con la marca del golpe simplemente, o completamente devastado a causa del impacto.
En la vida pasa lo mismo.
A veces pasan cosas, puntuales o una sucesión de hechos, que nos ciegan, nos dejan con una luz blanca por minutos, horas o días. Nos agota, no la ceguera, si no la incertidumbre de no saber lo que vamos a encontrar cuando recuperemos la vista.
Los rayos caen cuando menos los esperamos, o cuando menos los necesitamos. La clave es no desesperarse con el impacto.
Mientras dure la ceguera, vamos a querer hacer muchas cosas, pero cualquier cosa que intentemos va a tener poco efecto. Y al igual que con los rayos, hay dos resultados posibles:
Encontrar todo tal cual estaba, quedando solo con el susto de lo que podría haber pasado o lo que podríamos haber hecho.
O si no, encontrar todo “destruido”, alterado. Es la peor de las posibilidades, pero es buena si se aprovecha para aprender, cambiar alguna que otra actitud, corregir errores que hayamos detectado. Es un trabajo de obrero, pero si algo pasa es por algo. No se lo deseo a nadie, pero me ha tocado y creo que lo he sabido a aprovechar.
Nos guste o no, la vida nos lleva a donde tenemos que ir. Eso es lo que pienso.
Gracias por coparse leyendo!
SMILE ! :)